La Victoria, 23:50 horas | 20º C Despejado
92234321

La instalación de 36 placas de aprovechamiento de la luz del sol permitirá reducir el 41,66% tanto el consumo eléctrico como la emisión de gases de efecto invernadero   

El Ayuntamiento de La Victoria de Acentejo ha recibido una subvención del Gobierno de Canarias, por un importe de 36.852 euros, que va a permitir la instalación de 36 placas de energía solar en el edificio del Consistorio. Con esta actuación se persigue crear una planta fotovoltaica de 10 kW de potencia nominal, lo que conllevará un notable ahorro energético -y por tanto, económico- en las instalaciones municipales, además de contribuir a la preservación medioambiental.

“Esta iniciativa representa un paso más en el firme compromiso del Gobierno municipal para conseguir una nueva La Victoria limpia, verde y que apueste por el medio ambiente y las energías limpias”, pone de relieve el alcalde del municipio, Juan Antonio García Abreu, quien a este respecto destaca que el proyecto que se va a ejecutar sobre la cubierta del edificio consistorial lo dotará de cierto grado de autoabastecimiento energético, “que hará posible reducir el consumo de combustibles fósiles, con el correspondiente beneficio ambiental y social por el ahorro de emisiones contaminantes”, apostilla el regidor victoriero.

A partir del estudio llevado a cabo para la creación de la futura planta generadora de 10 kW nominales, se ha estimado que con este nuevo recurso se producirá un ahorro energético anual del 41,66% sobre el consumo actual, idéntico porcentaje en el que se van a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto es, frente a los 35.000 kWh anuales de la actualidad, la nueva infraestructura para el autoabastecimiento consumirá 20.420 kWh. En el caso de los gases de efecto invernadero, las emisiones actuales generan anualmente 29.155 kg de CO2, mientras que la planta fotovoltaica emitirá 17.010 kg de CO2 al año, alcanzando así una reducción de 12.145 kg.

El proyecto del Ayuntamiento de La Victoria se encuentra así en consonancia con los objetivos 20-20-20 formulados por la Unión Europea (UE) para luchar contra el cambio climático y facilitar la sostenibilidad energética: reducir al menos el 20% las emisiones de gases de efecto invernadero, aumentar como mínimo el 20% la producción de energías renovables y ahorrar a partir de ese porcentaje en el consumo a través de la eficiencia energética.