La Victoria, 15:21 horas |17º C Nuboso
92234321

Este recurso, puesto en marcha por el Ayuntamiento junto con el Cabildo de Tenerife, persigue favorecer la convivencia y la autonomía personal de sus usuarios

Esta mañana ha sido inaugurada la primera residencia para personas con discapacidad intelectual de La Victoria de Acentejo. En el acto han estado presentes el alcalde, Juan Antonio García Abreu, y la consejera insular de Acción Social y vicepresidenta tercera del Cabildo de Tenerife, Marián Franquet Navarro y el párroco del municipio.

La residencia, que cuenta con una capacidad para 12 usuarios, ha supuesto una inversión de 400.000 euros que han sido aportados por el Cabildo de Tenerife a través del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS). Asimismo, el Ayuntamiento victoriero costeó una primera fase de los trabajos (60.000 euros) y cedió los dos inmuebles en desuso que en su día ocupó la antigua escuela unitaria del barrio de La Vera.

Ambos inmuebles anexos, que en su conjunto suman una superficie de 310 metros cuadrados, han sido totalmente rehabilitados, unificados y transformados para albergar este recurso asistencial que busca “que personas con discapacidad intelectual puedan avanzar en su proyecto de vida, mejorando su autonomía y apostando por su inclusión activa en la sociedad”, manifestó el alcalde victoriero, Juan Antonio García Abreu.

La consejera de Acción Social, Marian Franquet, destacó que «esta residencia no solo mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad sino también de sus familiares y entorno, que se siente tranquilos al saber que están bien atendidos y que se les está prestando una atención adecuada».   Añadió que “este centro es una de las 12 infraestructuras sociosanitarias que hemos impulsando en este mandato para dar respuesta a las necesidades específicas de la población en el norte, sur y área metropolitana»

La primera fase de la residencia, que contó con seis plazas, comenzó a funcionar el 9 marzo de 2020, pero debido a la pandemia no pudo ser inaugurada entonces, “por lo que se ha esperado a culminar la segunda fase para poder hacerlo”, aclaró el alcalde victoriero.

La residencia comprende un total de seis dormitorios dobles, tres salas de estar, cocina, comedor, un despacho, una lavandería y cuatro baños, tres de ellos adaptados. El acceso al recinto se realiza por su cota superior, lo que garantiza un itinerario accesible a todo el complejo, al tiempo que se genera un espacio de esparcimiento exterior, donde hay una amplia terraza y un patio.

Asimismo, se ha resuelto el problema de la conectividad entre los dos edificios, que se encuentran a distinto nivel, utilizando como nexo un patio techado que se ubica entre ambos, donde se halla una escalera y un ascensor de doble embarque que conectará las tres alturas y mejorará la accesibilidad. En ese mismo ‘hall’ hay una entrada desde la calle y se ubica un cuarto de útiles de limpieza y un trastero.

De la gestión del centro se encarga, las 24 horas del día, un equipo de profesionales especializados que comprende cuatro auxiliares educativos-cuidadores y un trabajador social a tiempo completo, así como se cuenta con los servicios a tiempo parcial de un psicólogo, un terapeuta ocupacional, un animador de ocio y tiempo libre, un limpiador y un cocinero. El coste de los servicios de la gestión del centro las 24 horas del día durante dos años es de 667.900 euros, que son subvencionados al 100% por el Cabildo de Tenerife a través del IASS.

Los usuarios disponen a diario de una programación específica de ocio y tiempo libre, además de la vinculada a potenciar su autonomía. De esa manera, cuentan, por ejemplo, con cuadrantes para el reparto de las tareas domésticas, como la limpieza de las instalaciones o talleres de cocina para la elaboración de sus propias comidas, al margen de que se cuente con personal de limpieza y también encargado de preparar los alimentos. Todo ello, teniendo siempre presente que se trata de una unidad de convivencia, esto es, un hogar al que pertenecen todos sus residentes y en el que, como tal, ha de primar siempre el respeto a su intimidad.