La Victoria, 22:42 horas | 20º C Despejado
92234321

La infraestructura municipal, puesta en marcha por el Ayuntamiento junto con el IASS, persigue favorecer la convivencia y la autonomía personal de sus usuarios

El Ayuntamiento de La Victoria de Acentejo ha ampliado sus recursos y prestaciones de carácter social con la creación de una minirresidencia destinada a personas adultas con discapacidad intelectual. La puesta en marcha de esta vivienda, que cuenta con seis plazas, ha contado con el apoyo de la Unidad de Atención a la Dependencia del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), perteneciente al Cabildo de Tenerife. Se trata de un equipamiento, ubicado en parte del inmueble que en su día ocupó la antigua escuela unitaria del barrio de La Vera, que persigue que personas con diversidad funcional puedan avanzar en su proyecto de vida, mejorando su autonomía y apostando por la inclusión activa en la sociedad.

“Con esta nueva infraestructura -destaca el alcalde del municipio, Juan Antonio García Abreu- damos respuesta a una importante demanda de nuestra sociedad y, en especial, de muchas familias. Se trata de un espacio para la convivencia de personas con discapacidad, un lugar desde el que favorecer la inclusión y propiciar la cooperación entre los usuarios, con el fin de que desarrollen su vida cotidiana de la manera más plena y autónoma posible”.

“En este sentido -agrega el regidor local-, no podemos dejar de felicitar a todos los usuarios, pues la residencia comenzó a funcionar el pasado 9 de marzo, apenas unos días antes de la declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19, y en todo este tiempo han tenido que soportar el confinamiento, tanto el decretado por las autoridades para velar por la salud de la ciudadanía en general como el específico atendiendo a sus circunstancias personales. Sin embargo, su actitud y la manera de afrontarlo constituye un gran ejemplo para todos nosotros”.

Para la creación de la nueva minirresidencia, que en la actualidad cuenta con cinco de sus seis plazas ocupadas, el Ayuntamiento de La Victoria de Acentejo se ha encargado de la cesión del espacio y la ejecución de las obras de adaptación y reforma necesarias, así como de la dotación de parte del equipamiento, lo que ha supuesto un desembolso económico cercano a los 30.000 euros. Mientras que el IASS subvenciona al 100% la cuantía que se precisa para la gestión diaria de la vivienda. La residencia, que está adaptada para personas con movilidad reducida, cuenta con tres dormitorios dobles, dos baños, cocina, patio, terraza, azotea y espacios comunes.

De su gestión se encarga, las 24 horas del día, un equipo de profesionales especializados, entre otros ámbitos, en intervención psicológica y familiar. De igual modo, los usuarios disponen a diario de una programación específica de ocio y tiempo libre, además de la vinculada a potenciar su autonomía. De esa manera, cuentan, por ejemplo, con cuadrantes para el reparto de las tareas domésticas, como la limpieza de las instalaciones o talleres de cocina para la elaboración de sus propias comidas, al margen de que se cuente con personal de limpieza y también encargado de preparar los alimentos. Todo ello, teniendo siempre presente que se trata de una unidad de convivencia, esto es, un hogar al que pertenecen todos sus residentes y en el que, como tal, ha de primar siempre el respeto a su intimidad.

“Estamos muy satisfechos con la implantación de este nuevo recurso social en nuestro municipio”, resalta la concejala responsable del Área de Bienestar Social, Estefanía Fernández Santos. “En muy poco tiempo -agrega-, los residentes en la minirresidencia han logrado adaptarse a ella y se han convertido en unos vecinos más del barrio de La Vera. Este es el camino que nos hemos marcado y queremos seguir desarrollando desde el Ayuntamiento de La Victoria de Acentejo: propiciar espacios para la igualdad, la convivencia y la atención de las necesidades de toda nuestra población, conforme a sus demandas específicas”.

En esa misma línea, el Consistorio ya trabaja en una segunda fase de este relevante proyecto de carácter social. En concreto, se trataría de abordar la reforma y adaptación del segundo de los inmuebles que conformaba la antigua escuela unitaria de La Vera, con la finalidad de destinarlo asimismo a una función residencial con capacidad, al menos, también de seis plazas. Este edificio se halla conectado con la actual minirresidencia a través de una rampa, al tiempo que posee un acceso diferenciado.